Etiketaren artxiboa: Eibar

Eibartar ekintzaileak… 3. asteko galderak|Emprendedores eibarreses… preguntas de la 3ª semana

[lang_eu]Lehiaketaren azkenengo astean sartzen gara eta hemen dituzue galderak. Informazioa bilatu eta ekarri erantzunak abenduaren 12a arte.[/lang_eu]
[lang_es]Entramos en la última semana del concurso y aquí tenéis las preguntas. Buscad la información y traed las respuestas hasta el día 12 de diciembre.[/lang_es]

helduak 3 astea

II. Errepublikaren aldarrikapena Eibarren|Proclamación de la II República en Eibar

14 de abril de 1931. Proclamación de la república. Cambio de nombre de la Plaza Alfonso XIII, que pasó a llamarse Plaza de la República.

Hemen dituzue Toribio Echeverriaren II. Errepublikaren aldarrikapenari buruzko hitzak bere liburua den “Viaje por el país de los recuerdos“en

La madrugada del 14 de abril. En la madrugada del martes 14 de abril, los camioneros del pescado fresco del Cantábrico salieron de San Sebastián para Madrid, Barcelona y Bilbao, como todos los días, devorando kilómetros y poniendo pánico a los vehículos que se cruzaban con ellos en las carreteras. Los que hacían ruta por Eibar, llamaron en una casa que les cogía de paso y en la que vivían Juan de los Toyos, Enrique de Francisco y otros vecinos caracterizados republicanos, y dice que dijeron, según los que les oyeron decir, que avisaban de San Sebastián que la República sería proclamada aquella madrugada en toda España. Añadieron, según la misma referencia, que había orden de que se despacharan dos representantes para constituir la nueva diputación republicana en la capital de la provincia.

¿Dijeron aquellos extraordinarios correos lo que les habían mandado decir no se sabe quién o lo inventaron ex nihilo? Nadie se paró a pensarlo. ¿O bien les traicionó la expresión y dijeron, sin darse cuenta a lo mejor, en lugar de los que debieran decir algo distinto informado por su deseo? ¿O serían los mismos a quienes habían interrumpido el tranquilo sueño, los que engañados por sus entendederas oyeron decir a los correos lo que hubieran deseado oír? No es fácil averiguar lo que pudo ser el caso en aquella exaltación de los espíritus. Lo mismo pudo ser una cosa que otra. Más acaso todo se redujo a un ardid del genio de la historia, que a veces necesita de estos pequeños incidentes para determinar los grandes acontecimientos, porque no cabe duda de que aquella gota de agua de Eibar contribuyó a precipitar las cosas en Madrid, como cuando el leve temblor de unas pisadas desata el alud en la montaña.

El caso es que sin parar a reflexionar un momento, por la fuerza de la propensión y el deseo, los avisados de aquella casa se dedicaron a avisar a otras y éstas a otras, y así sucesivamente, al punto de que poco tiempo después todo el vecindario estaba de pie y en la calle. Y antes de las seis de la mañana habíase congregado el pueblo en la plaza que se iba a llamar de la República, y los concejales electos del domingo, por su parte, habiéndose presentado en la Casa Consistorial con la intención de hacer valer su investidura desde aquel instante, se constituyeron en sesión solemne, acordando por unanimidad proclamar la República. Acto seguido fue izada la bandera tricolor en el balcón central del ayuntamiento, y Juan de los Toyos dio cuenta desde él al pueblo congregado, que a partir de aquella hora, los españoles estábamos viviendo en República.

E inmediatamente salieron para San Sebastián la capital, como delegados representantes del pueblo de Eibar, para constituir la nueva diputación provincial republicana, tal como se nos había avisado o lo entendieron los que fueron avisados, dos elementos, uno de los cuales recuerdo que era Enrique de Francisco.

Y salió el sol por entre los montes del valle del Deva; un sol de oro para un claro día de alegre primavera que prometía ser el que venía, y todo en aquel instante nos parecía sonreír sobre la tierra. Y aquella sonrisa de la naturaleza obraba en los espíritus como una invitación a los hombres para que fuesen mejores en adelante. Y el pueblo de Eibar tuvo la sensación de empezar a vivir una vida nueva, en un mundo que iba a ser mejor, sin acordarse siquiera de que hubiese enemigos. Y si se hubiera acordado, habría sido para perdonarlos, por la gracia que llenaba todas las almas en aquel mágico concierto de la naturaleza y la historia, que parecían confundirse ambas en un mismo amable paisaje, hecho de luz y contento de espíritu, en el aura matinal de un hermoso día de primavera abriéndose como una ventana a la visión de las cosas.

Las primeras horas de la República. A las siete de la mañana solían cruzar en Eibar los primeros trenes salidos de Bilbao y San Sebastián, los dos extremos de la línea de Ferrocarriles Vascongados, y contra lo que nadie iba a suponer, los cotidianos convoyes llegaron como de ordinario, denotando que nada anormal ocurría en las dos cabezas de línea ni en el trayecto, cuando todos nos figurábamos que igual que en Eibar había ocurrido en toda España. Esta decepción, naturalmente, arrojó un jarro de agua fría sobre la alegría de la gente que estuvo en la plaza a la proclamación de la República, pero, con todo, no bastó a apagar los entusiasmos y nadie acudió al trabajo.

Lo primero que se nos ocurrió pensar al ver aquello tan imprevisto, fue que de todos modos nada se había perdido, pues interesaba seguramente crear una situación de hecho en provincias para precipitar las cosas en Madrid, y no cabía dudar que horas más o menos tendríamos imitadores. Y entonces se concentraron nuestros esfuerzos en comunicarnos por delegaciones con elementos de Bilbao y San Sebastian para que secundaran el movimiento al objeto de ampliar la situación de hecho que nos había tocado iniciar, temiendo, a pesar de nuestra interpretación optimista de las cosas, no fuéramos por una cuestión de horas acaso, a aparecer comprometidos en la estacada.

Llegaron los periódicos a las ocho y tampoco aparecían los titulares grandes que esperábamos anunciando las noticias sensacionales que aquella madrugada nos habían movido hacia el ayuntamiento, si bien, en fuerza de quererlo ver, parecía notarse un aire de inminencias graves en los despachos no muy concretos de Madrid.

No obstante la versión que habíamos hecho correr de la conveniencia de los hechos consumados en provincias y el optimismo que pretendíamos leer en la prensa, la gente que había dejado de acudir al trabajo estuvo temiendo durante toda la mañana, viendo que nada se movía en otros lados, la posibilidad de que por tercera vez, en este laborioso proceso del cambio de régimen que arrancaba de 1917, después de haber sido dueños de la situación, tuviéramos que anunciar el fracaso y volver al trabajo, humillados sino vencidos, porque a eso no nos resignábamos nunca.

Más en este caso, ¿qué ocurriría cuando la guardia civil fuera al ayuntamiento a arriar la bandera republicana y a entronizar nuevamente el retrato del rey que había sido retirado discretamente al desván?

En lo más crítico de esta angustia, cuando ya entrábamos por las horas de la tarde, se supo que también en Barcelona habían optado por los hechos, proclamando la República desde el mediodía en la histórica plaza de San Jaime. Fortaleciéronse con esto los ánimos, y, a medida que avanzaba la tarde, fueron teniéndose mejores noticias, hasta que ya a las cinco o seis se supo con certidumbre lo que estaba ocurriendo en Madrid, desatándose entonces los entusiasmos a la manera de la noche del domingo anterior. Al caer la tarde había sido proclamada la República en la capital de la nación habiéndose hecho el anuncio desde el balcón del Ministerio de la Gobernación, en cuyo edificio se instaló como gobierno provisional el comité revolucionario presidido por don Niceto Alcalá Zamora, que había dejado la Cárcel Modelo, donde purgaba el fracaso de diciembre, cuando las lluvias y los truenos y las impaciencias de los de Jaca. Con tanto, había nacido la segunda República Española.

Kultur arteko jaia Eibarren|Fiesta intercultural en Eibar

El 9 de mayo, domingo, se celebrará una fiesta intercultural en la plaza de Untzaga.

Durante toda la mañana se podrá degustar la gastronomía de diferentes lugares del mundo. Además habrá actividades para las personas adultas y para niños/as. A mediodía, a las 12.30, se realizarán actuaciones de bailes de diferentes lugares del mundo, junto con una demostración de Jiu-Jitsu brasileño.

Organiza el Departamento de Inmigración del Ayuntamiento de Eibar

Maiatzaren 9an (igandea), goiz osoan zehar, kultur arteko jaia ospatuko da Untzaga plazan.

Bertan, munduko jaki ezberdinak dastatu ahal izango ditugu. Honetaz gain haur eta helduentzako tailerrak egongo dira, eta eguerdian, 12.30etan, munduko leku ezberdinetako dantza emanaldiak eskainiko dira, Jiu-Jitsu brasildarraren erakustaldi batekin batera.

Antolatzailea: Eibarko Udaleko Inmigrazioa Saila.